´╗┐

Una Carrera de Sacos

La carrera de sacos es un condimento perfecto para cualquier fiesta infantil. Para organizar una carrera de sacos se necesitan tener varios sacos de tela (que permitan que el participante se introduzca en el interior del saco y se desplace dando saltos).
En una carrera tradicional de sacos, se organizan dos filas (que podrían ser más filas, en función del número de niños que haya) y cada uno de los participantes deberá meterse en un saco que podrá sujetar con sus propias manos o simplemente atarlo con un lazo o soga a su pecho.
Una vez que las filas estén organizadas, empezará el juego. Cada niño deberá saltar con las dos piernas juntas (y dentro del saco) hasta llegar a la meta. La competición podría realizarse por un sistema de puntos, según el cual el ganador de cada una de las carreras, conseguirá un punto para su equipo. El equipo que más puntos reúna, ganará la competición. La otra fórmula sería hacer una carrera de relevos por equipos. Aquel equipo que antes llegue a la meta, ganará la competición. También podrían contabilizarse las caídas y establecerse un sistema de eliminación. Por ejemplo, si un participante se cae más de 3 veces, quedaría automáticamente eliminado. Al final de la carrera de sacos se tendrá en cuenta la cantidad de participantes de cada grupo que no ha caído eliminados.
La carrera de sacos es un juego entretenido, que gusta mucho a los niños y niñas que están en una fiesta infantil y puede divertirles durante un buen rato, a un coste mínimo. Es un juego seguro para niños de todas las edades, aunque los más pequeños serán los que más lo disfruten.